¿Qué es el contraste estático y dinámico de un televisor?

Por | 14/01/2014
LG37LN5405

Por definición, el contraste de un televisor es el cociente entre la luminosidad máxima y la mínima que es capaz de mostrar. Cuanto mayor sea mejor podremos distinguir los detalles de los objetos.

En principio con esta definición debería de existir un solo número que definiría a cada televisor. Sin embargo y por diferentes motivos se utilizan al menos dos.

Por supuesto no es el único parámetro que define la calidad de la imagen ya que existen otros como la definición, el gamut o la calidad del color, que son al menos tan importantes como el contraste.

¿Cómo se mide el contraste estático?

También conocido como contraste real. La medida esta estandarizada y por lo tanto si el fabricante de un determinado modelo te lo indica debería de ser perfectamente comparable con la de otro televisor.

Se utiliza un aparato de medida capaz de medir la luminosidad en un determinado punto.

Paso 1. Se muestran sobre el televisor varios cuadros blancos y negros como si fuera un tablero de ajedrez. En concreto serán cuatro filas por cuatro columnas.

Paso 2. Se mide la máxima luminosidad en el centro del cuadro blanco y la mínima en el centro del cuadro negro y se calcula el cociente.

Así es como obtienes esas relaciones que después te ofrecen los fabricantes como 1200:1 o 5000:1.

Si analizas los tipos de televisores LED que existen en el mercado notaras que existen algunos con atenuación local los cuales pueden dar grandes números debido a que pueden iluminar más unas zonas que otras de la pantalla.

¿Cómo se mide el contraste dinámico?

Aquí no existe un estándar y cada fabricante lo mide como quiere. El contraste dinámico es una estrategia de marketing surgida debido a que el modo de funcionamiento de los televisores LED no les permite tener tanto contraste como los Plasmas o los OLED.

Pero, ¿de dónde surge el contraste dinámico? Los televisores LEDs tienen una gran ventaja y es que al añadir una capa de iluminación en su parte posterior son más brillantes y por lo tanto ideales por ejemplo para ser usados en caso que exista luminosidad externa. Sin embargo su mayor problema también surge de este elemento ya que esa luz, que siempre está encendida, les impide crear negros tan puros como con otras tecnologías.

Los primeros LCDs eran horrorosos en este sentido y era casi imposible ver películas en las cuales tuvieras muchas escenas con poca luz. Daba la sensación de que la escena estaba como emborronada. Sin embargo no se tardó mucho tiempo en mejorar este aspecto.

Lo que hace cualquier televisor LED es analizar la imagen antes de mostrarla y calcular cual es la intensidad más adecuada para esta luz posterior. De esta forma si viésemos imágenes estáticas el contraste en cada una de ellas mejoraría notablemente. El problema es que normalmente en un televisor veras acción y movimiento y no puedes apagar esa luz totalmente si quieres mostrar el negro ya que tardarías un tiempo después en encenderla.

Como se mediría en teoría el contraste dinámico:

Paso 1. Se muestra una imagen blanca totalmente y se mide su luminosidad.

Paso 2. Se muestra una imagen totalmente negra y se mide su luminosidad.

De esta forma podemos hablar de perfectamente 50 o más veces más contraste de este tipo que del anterior.

Esta medida por desgracia no está estandarizada y por lo tanto el único consejo que se puede dar es que cuando vayas a comprar un televisor tienes que ver como muestra las imágenes antes de adquirirlo, es muy complicado solo mirando a sus especificaciones conocer su calidad real.

Author: Ángel Luis

Hola, mi nombre es Ángel y estoy aquí para explicarte todo lo relacionado con las nuevas tecnologías.